jueves, agosto 16, 2007

El traje que vestí mañana

¿Incurre en una carrera informativa inútil el escritor (ese "publicador de libros") que decide escribir un blog? ¿Se muere Bergman y hay que lamentarlo, cumple años Sargent Pepper´s y hay que endiosarlo, muere Elvis y hay que narrar su vida? ¿Hay que correr y estar ahí en el momento en que se desvanece el arcoiris? ¿Competir de aniversario en aniversario?

¿Tiene que comenzar a leer la novelas del próximo premio Nobel en septiembre para que su primera anotación de diciembre sea primicia? ¿Puede el cronopio competir con la velocidad de la web, o es el libro de Cortázar una nostalgia de la nostalgia de la nostalgia, y así hasta el infinito? ¿O se puede concebir el blog-Axolotl?

¿Acaba el blog tragándose el artículo? ¿O el artículo engullendo las notas dispersas del blog, esas que para parafrasear a Cardoza va poniendo el escritor como las cabras bolitas? ¿Hay que empezar ahora la nota obituria sobre Sofía Loren? ¿O sobre los diez años de muerta de la horrenda princesa Diana?

¿Se podrá dejar depreguntar por la autoridad literaria en tiempos de blog?

3 comentarios:

Ingrid Bergman dijo...

el de los aniversarios es solo un uso

el otro es del publicador de cabos, notas y cabos sueltos que uno encuentra en sus lecturas web o cosas que vio en la calle

Leonel Delgado Aburto dijo...

Pero creo que los "más letrados" exageran el primer punto (y no sé si vale la pena), y usan poco el segundo.

juan sobalvarro dijo...

No sólo los 'más letrados' exgeran los aniversarios, generalmente es un asunto de comercio y burocracia que es lo mismo.
Al final creo que este es un paseo estilo Alicia en el país... no siempre lleno de maravillas. Y ese viaje ciertamente es contado o 'sentido' en fragmentos.