lunes, octubre 15, 2007

Ya no hay aleros 3

Llueve en toda Centroamérica. Desde el bus de ida miramos los esqueletos, a veces esqueletitos, de los ríos: ríos de piedras finas; a lo lejos, vacas flacas, milpas secas.

Pero viene el temporal a la par que nosotros nos alejamos por la carretera panamericana.

Lo escuchamos de noche en San Salvador: su rumor, su peso.

Al regreso hay gruesos ríos sobre los esqueletos patrios del río.

2 comentarios:

Despalabra. dijo...

Un saludo desde El Salvador Leonel, sabes te conocí la tarde del viernes en la UES aunque no cruzamos palabras. Fue en la lectura que hiciste junto a otros escritores como Anacristina Rossi, Arturo Arias, etc. Mientras buscaba sobre el congreso di con tu blog que está muy interesante.

Saludos, Leslie.

Leonel Delgado Aburto dijo...

hola, saludos para vos también